viernes, 15 de febrero de 2013

Transparencia

Bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla

viernes, 8 de febrero de 2013

El culo limpio...

Para empezar, espero una buena cantidad de visitas a esta entrada porque su titulo -incluyendo la palabra "culo"- así lo garantiza (aunque no se si tanto como "caca" o "conejo").
El título se refiere al sabio refrán que repetía la madre de mi amigo Tomás: "para tener la boca grande, hay que tener el culo limpio".
Y es que nuestros políticos y políticas andan estos días enzarzados en acusaciones mutuas a cuenta de los "papeles de Bárcenas" (que, hablando de culos, nada tienen que ver con el papel higiénico aunque son igualmente "turbios").
La estrategia del PP ante el escándalo es el ya clásico: "y tu más". O sea, negar la evidencia ("salvo alguna cosa") y acusar a la oposición, en este caso al PSOE y a su líder Rubalcaba, de ser -ellos si- absolutamente corruptos.
Claro que, aunque repitan como autómatas las proclamas de su honoralibilidad -a ver si, de tanto repetirlas, acaba creyéndolas la ciudadanía- el mapa de la corrupción política en España está lleno de casos que afectan al partido del gobierno.
Pero en algo tienen razón, y es que la credibilidad del PSOE -en este como en otros muchos temas- está buceando en el fondo de las encuestas. Porque, por mucho que repitan las acusaciones contra el PP, difícilmente podremos olvidar que, en el mapa de la corrupción, también abundan los casos que afectan al principal partido de la oposición.
O sea, ni unos ni otros tienen el culo limpio, a pesar de tener la boca bien grande. Se les llena la boca de "transparencia" mientras echan tierra sobre sus asuntos oscuros, para esconderlos más aún.
Como alguien ha recordado, esto se parece a la película "Atrapado en el tiempo", donde los mismos acontecimientos se repiten un día tras otro sin que parezca posible romper el bucle temporal. De la misma forma, cada día aparecen nuevos casos de corrupción y los partidos repiten cada día  las mismas triquiñuelas: negar lo propio y acusar al adversario.
Creo firmemente -aunque con escasas expectativas- que el bucle no se romperá hasta que los partidos decidan tirar de todas las mantas, sacar a la luz todos los trapos sucios, echar a un lado a todos los corruptos y a quienes consintieron y miraron para otro lado, y dar paso a una nueva generación de hombres y mujeres no contaminados y a una nueva forma de hacer política.
Pero, junto al cansancio, la vergüenza y el aburrimiento por la corrupción política, que nos coloca al nivel de Botsuana en la lista de países corruptos, esta entrada quiere recordar lo que ya he afirmado en otras ocasiones: no es que exista una ciudadanía éticamente impecable junto a una clase política impresentable. Es que dejamos mucho que desear en nuestro nivel general de "Civismo Interior Bruto". Es que llevamos demasiado tiempo auto-tolerando la cotidianidad de la picaresca, la trampa, el chanchullo, el ventajismo... de "baja intensidad". Ponemos verdes a los políticos y políticas que "enchufan" a sus parientes en puestos públicos, pero si podemos enchufamos a los nuestros. Criticamos a quienes evaden impuestos con cuentas en Suiza, pero si podemos pagamos en dinero negro una parte de la compra de nuestras viviendas para pagar menos impuestos, o pasamos de pedir la factura de una reparación doméstica para no tener que pagar el IVA.
No, la ciudadanía tampoco tenemos el culo limpio -aunque existan culos y culos, y distintos niveles de suciedad- y es por ahí por donde hemos de empezar o acabar si queremos romper el bucle: tolerancia cero con la corrupción y las corruptelas. Revolución ética para todos y todas.
Y, si es preciso, reiniciar desde cero el país.  

viernes, 1 de febrero de 2013

Abrigadit+s

El otro día estábamos -en nuestro pequeño grupo de trabajo- intentando ponernos de acuerdo para encontrar una imagen que representara nuestros sentimientos ante lo que significan para nosotros y nosotras los Encuentros de Educación para la Participación.
Maite, que -no se sabe muy bien- es  una costurera que hace animación social, o una animadora social que cose, o una costurera social  muy animada... propuso la imagen de un abrigo.
Yo, que -modestia aparte- desde mis tiempos como animador turístico he sido bueno para los dibujos y la rotulación, tracé en la cartulina la silueta de un abrigo como "los de antes", con buen cuello, buenos puños y una larga botonadura que casi parecía de sotana.
Luego, Pedro, que es un tío con estilo, "fashion" que se dice ahora, se encargó de dibujarle un forro a cuadros, para mejorar la imagen.
El abrigo representaba el calorcito de la cohesión, del refuerzo que supone encontrarnos -libre y voluntariamente- entre iguales (educador+s, animador+s, dinamizador+s sociales...) a compartir experiencias y sueños, a aprender unos de otras, a sentirnos parte de ese movimiento imparable que va a transformar el mundo, que ya lo está haciendo cada día. Porque eso sentimos que son -al menos para nosotras y nosotros- los Encuentros de Educación para la Participación.
Pero, más allá del simbolismo general, necesitábamos llenar nuestro abrigo de mensajes concretos, de las ideas que resumían nuestros sentimientos comunes, porque así era el juego.
Total que, tras darle algunas vueltas, optamos por "costumizar" nuestro abrigo y mestizarlo con uno de esos calendarios llenos de ventanitas que -en nuestra infancia más o menos lejana- abríamos cada mañana cuando se acercaba la navidad, y así nació el "Abriguito de Adviento".
Lo llenamos de bolsillos, repletos de mensajes, y de notas pegadas que debían abrir y desvelar nuestros compañeros y compañeras de taller.
Alguien propuso separar los mensajes que hablaban de sentimientos positivos (esperanza, afectos, pertenencia, aprendizajes, disfrute...) de aquellos otros que se referían a sentimientos negativos (rabia, frustración, incertidumbre, cabreo, cansancio...), pero, tras considerarlo, convinimos en que esos sentimientos están mezclados en nuestras vidas y que, a menudo, los que parecen "negativos" se convierten en motores de cambios, en generadores de nuevas alternativas y respuestas, los obstáculos aparentes se demuestran oportunidades. Así que los revolvimos repartiéndolos aleatoriamente por nuestro abrigo.
Traigo hoy aquí esta anécdota mínima porque -precisamente con la que está cayendo- creo que necesitamos más que nunca los abrigos colectivos, el calor de los abrazos, la fuerza del grupo y del apoyo mutuo, y me apetecía recordar aquél momento que compartimos en el camino hacia el VII Encuentro de Educación para la Participación.