viernes, 29 de junio de 2012

Cuando la política es de risa...

Beppe Grillo
Llevo algunas semanas proponiendo aquí la risa, la ironía y el sarcasmo como respuesta a las palabras y las acciones de nuestros políticos: reir por no llorar.
Nuestros políticos nos toman por tontos y tontas, mienten sin escrúpulos, dicen lo opuesto a lo que antes dijeron, dicen lo contrario de lo que después hacen, utilizan un amplio catálogo de eufemismos para decir "tomate" cuando es "rescate", para no llamar a las cosas por su nombre, como si no nos fuéramos a enterar, como si fuéramos gilipollas.
No, nuestra clase política no está a la altura de las circunstancias, y no hablo solo de España ni solo del gobierno, hablo también de la oposición, del conjunto de nuestros dirigentes políticos y sociales, en Europa y en el mundo, que parecen no tener ni idea de qué hacer frente a la crisis que no sea preservar los intereses de las minorías privilegiadas mientras se empobrece la mayoría de la población.
A la mediocridad de nuestros políticos respondemos la ciudadanía con una progresiva desafección hacia la política y hacia la democracia.
Y, en medio de la oscuridad del lenguaje político, del fracaso y el ridículo de los profesionales de la política, emergen, como tablas a las que agarrarse, los cómicos que se rebelan, los bufones que le salen respondones al emperador desnudo.
Cabe mencionar aquí al genial Leo Bassi, que en los últimos años ha venido siendo un agitador de conciencias frente a las posiciones más reaccionarias.
Hace un par de años ya nos conmovió el triunfo del "Partido Mejor", liderado por el cómico islandés Jón Gnarr, que ganó las elecciones al ayuntamiento de Reikiavik
Más reciente aún es el caso de Beppe Grillo y su movimiento "Cinco Estrellas", que fué la sorpresa de las últimas elecciones municipales italianas.
Y en los EEUU ha tenido una gran repercusión el cómico Stephen Colbert y sus iniciativas poniendo en evidencia el sistema electoral americano.
Y todo esto viene a cuento de la última del Gran Wyoming, que ya nos tenía acostumbrados a sus reflexiones sociales y políticas, pero que se ha soltado la melena en un discurso en el que se ha despachado con el gobierno Rajoy y que está teniendo una gran proyección en las redes sociales.
Creo que, todos ellos, son ejemplos de cómo, cuando la política es de risa, los cómicos se convierten en referente de la política.
Pero el asunto, por divertido que pueda resultar, es peligroso.
Y aunque sea transgresor y refrescante, no es un buen síntoma que sean los cómicos quienes hayan de construir el discurso político, profundizando inevitablemente en el descrédito de la política.
La historia nos recuerda que los escenarios de crisis económica y pérdida de confianza ciudadana en la democracia son el caldo de cultivo propicio para que surjan los populismos y los fascismos.
Algo de eso debe tener que ver con el fuerte crecimiento electoral de la extrema derecha en Grecia, en Francia, en toda Europa.
Así que, por la cuenta que nos tiene, es necesario y urgente dignificar el ejercicio de la política.
Tal vez, la mejor receta para ello sea no dejarla en manos de los políticos. Okuparla.
Que sean los comicos si, pero también los profesores y las estudiantes, y los fontaneros y las comerciantes, y los albañiles y las arquitectas, y los amos de casa y las pequeñas empresarias, y los parados y las jubiladas, y etcétera, etcétera, quienes hagamos la política. Refundando las organizaciones políticas y reinventando las formas de hacer política.
¿No te parece?

viernes, 22 de junio de 2012

Popurrí

La famosa prima de Riesgo
Las chirigotas gaditanas guardan siempre, para el final de su repertorio carnavalero, una pieza formada por fragmentos encadenados con músicas y temas diversos, para provocar la risa del personal.
Esto es "lo que se me apetece" hoy -que diría también un gaditano- a la vista de tantos asuntos cómicos, por no decir esperpénticos, que encontramos en la actualidad nacional.
De mucha risa (por no decir de vergüenza) es el recurrente tema Mariano, que acaba de fichar como presidente por las Islas Solomon, para poder viajar por el mundo diciendo memeces, lugares comunes, sobre que España va a salir de ésta porque somos un país estupendo y él sabe lo que hay que hacer, para hacerse caquita al día siguiente y salir corriendo por la puerta de atrás a poco que la prima de riesgo se suba por las ramas.
Y de risa es el tema Carlos Divar, señor "de misa diaria", que dimite como presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, con la "conciencia tranquila" después de haberle endosado al presupuesto público un buen puñao de "fines de semana caribeños" -de cuatro días de duración- en hoteles de lujo de Marbella acompañado, al parecer, por su jefe de escoltas.
De risa es el esfuerzo patético del rey Juan Carlos, multiplicando los actos públicos para mejorar su imagen, tras el penoso asunto de los elefantes en Botswana (acompañado, al parecer, por su amante), huyendo precipitadamente a darle el pésame al rey de Arabia Saudíta por la muerte de su hermano (¡) para evitar fotografiarse con el antedicho Divar y acumular todavía más "mufa", que dicen los argentinos.
Para risa la que producen muchos obispos españoles, encabezados por monseñor Rouco Varela, con sus declaraciones homófobas, justificando la pederastia ("porque los niños provocan") o amenanzando con la excomunión a quienes voten a favor del aborto, mientras tragan tela con el desempleo, el empobrecimiento y el desahucio de millones de personas, que atribuyen a una "crisis moral" y no al afán de lucro y la avidez especulativa del capitalismo.
En fin, que la realidad nacional nos ofrece cada día muchos temas de risa que dan para muchos popurrís chirigoteros, aunque los mejores son aquellos que nos hacen reir, pero también nos hacen pensar. Por eso,
para concluir este popurrí, después de tantas risas, un poquito de dignidad: la de la lucha de los mineros y sus mujeres peleando contra los recortes que condenan a la miseria a la comarcas mineras de nuestro páis.

    

domingo, 10 de junio de 2012

Gracias, Mariano!!!

Al fin!!! Se acabó la crisis!!!
Mariano lo ha logrado!!!
Lo ha resuelto y se ha ido al futbol!!!
Qué tio!!! Que listo es!!! Y luego dicen...!!!
Ha conseguido que en Europa nos den una linea de crédito fantástica  para recapitalizar los bancos,en condiciones mejores que el mercado, que no repercutirán en el deficit ni requerirán nuevos ajustes y servirá para reactivar el credito a las empresas y las familias, para recuperar el consumo y activar la economía, generando empleo...
En fin.... que lo ha conseguido!!!
Es solo cuestión de tiempo que todo vuelva a ser como era.
Ya lo prometió en la campaña electoral, que él nos iba a sacar de ésta, que sabía lo que había que hacer y lo iba a hacer, dando la cara, sin mentiras, diciéndonos siempre la verdad, sin subir los impuestos, ni tocar la educación y la sanidad...
Lo dijo y mucha gente no le creyó.
Y..¿ahora qué? ¿que tienen que decir todos los derrotistas y los agoreros?
Gracias Mariano!!!
Déjales que se llenen la boca con lo del "rescate" y eso de que "no es una crisis, es una estafa".
¡Envidia cochina! ¡Ya quisieran ellos haberlo resuelto con tanta brillantez!
¡En menos de seis meses!
Ahora entendemos por qué no quisiste contar antes tu planes: para no dar pistas, para poder negociar en condiciones y presionar a los demás líderes europeos con todo el margen de libertad necesario. Tu lo has dicho: "estas cosas no se televisan ni se radian"  ¡Qué tío más listo!
¡Al fútbol! Claro que si. ¿Por qué no? Se lo merece la selección y te lo mereces tu que eres un campeón!
Que aprenda la Merkel, el Hollande, el Monti y el Cameron, y todos los "listillos" que te menospreciaban. ¡Menuda lección les has dado!
Que se chinchen Grecia, Irlanda y Portugal con sus duros rescates!!!
¡Que habilidad política!
¡Y parecías tonto!

sábado, 2 de junio de 2012

NPI (Ni Puta Idea)

Quienes dirigen esta nave (que -si quieres- puedes llamar el Mundo, Europa o España) no tienen ni puta idea de a donde nos llevan.
Van dando bandazos de aquí para allá, tratando de evitar el gran batacazo, que caigamos en el precipicio, pero sin el más mínimo control de la situación, sin saber donde nos lleva esta deriva ciega.
La única regla de oro de su delirante forma de conducir el mundo es que no se vean afectados los intereses de los mercados, o sea, de los bancos, de los grandes especuladores financieros, de los más ricos. Para eso pagan a quienes nos conducen, sus partidos, sus campañas, sus poltronas, sus futuros retiros multimillonarios como consejeros de sus corporaciones.
En medio de este viaje errático pueden quedarse sin trabajo millones de personas, o morir de hambre otros tantos millones, o perder su hogar cientos de miles de familias más, o perder sus derechos a la educación, a la atención sanitaria, o puede deteriorarse -todavía más- el olvidado equilibrio medioambiental hasta poner en riesgo la vida de las generaciones futuras... Pase lo que pase, pierdan los que pierdan, ellos tienen que ganar siempre. 
Quienes dirigen el Mundo, Europa o España, no tienen un solo proyecto de futuro, una sola propuesta capaz de motivar, de despertar las ilusiones y las energías de los millones y millones de personas que vivimos en la desesperanza.
No nos ofrecen ninguna perspectiva, solo nos proponen miedo. Si no aceptamos la precariedad, si no dejamos que nos recorten los derechos, conseguidos después de muchos años de luchas de quienes nos precedieron, todo será peor: el caos, el desastre.
La historia de la humanidad es una historia de crisis sucesivas. No existe otra forma de avanzar que no pase por poner fin a lo viejo para que pueda surgir lo nuevo.
Pero, a diferencia de otras crisis en el pasado, en esta que nos axfisia hay una diferencia fundamental: pareciera que se han terminado las utopías, los sueños que perseguir, que se han borrado todos los horizontes hacia los que avanzar.
Quienes dirigen esta nave no tienen ni puta idea de la meta hacia la que hemos de dirigirnos.
Es hora de que los tripulantes, quienes remamos y tiramos de los cabos, tomemos el timón y acordemos el destino de nuestro viaje, a donde queremos ir, que nuevos continentes queremos descubrir y conquistar.