domingo, 28 de febrero de 2010

Andalucía

Hoy es el Día de Andalucía. Y el significado de este día es muy profundo. Mi amigo Antonio Moreno lo cuenta muy bien.
Hace casi 14 años que decidimos emigrar a esta tierra, al Sur, buscando el mar, la luz y el alma de este pueblo viejo y sabio.
De entre los diversos pueblos de España, estas gentes andaluzas pueden sacar pecho y presumir de larga historia, de cultura honda, de identidad auténtica -precisamente por mestiza-, de paisajes, costumbres, lengua, músicas, gastronomía... de tantas y tantas cosas.
Otros pueblos y otras gentes han sabido defender mejor -o con más ruido- lo suyo, su cultura y su historia, su idiosincracia, pero eso no les hace mejores (aunque, en su soberbia y su ignorancia, puedan creerselo alguna vez).
En todo caso, la identidad andaluza es, como dice su himno, abierta, acojedora, universal, y no excluyente o sectaria. Así que nada de complejos.
Sorprende, a quienes venimos de más allá de Despeñaperros, el arte, la creatividad, la imaginación, la capacidad de supervivencia de este pueblo. Sus valores, sus capacidades, son realmente impresionantes.
Tal vez por eso, sorprende también la conformidad, la abulia y la falta de iniciativa que adormece a Andalucía. Pareciera que este pueblo, tras siglos de carencias, se hubiera acomodado y se conformara con lo que hay... el subsidio, la precariedad, el chapú, el enchufe, la siesta y la fiesta...
Que nos dejen tranquilos. Que inventen otros.
Y, mientras tanto, -efectivamente- otros van tejiendo el presente y el futuro de Andalucía.
En este día, como dice el himno, hay que volver a llamar a las y los andaluces: levantaos! despertad!

miércoles, 24 de febrero de 2010

De crecimiento e Innovación Social

Revaluar (revisar nuestros valores).
Recontextualizar (modificar nuestras formas de conceptualizar la realidad).
Reestructurar (adaptar las estructuras económicas y productivas al cambio de valores).
Relocalizar (producción y consumo a escala local).
Redistribuir (el acceso a los recursos).
Reducir (limitar el consumo).
Reutilizar (tender hacia bienes durables y a su reparación y conservación).
Reciclar (en todas nuestras actividades).

Serge Latouche


Serge Latouche es uno de los más destacados promotores del "Decrecimiento", que nos propone vivir con menos, la simplicidad voluntaria, para lograr un nuevo equilibrio entre el ser humano y la naturaleza, y entre los seres humanos. Sus propuestas se resumen -de manera sintética- en ese "Programa de las 8 R" que copio más arriba.
Me parece un programa atractivo, fácil de entender y transmitir, aunque su significado sea profundo y complejo, y me pregunto como funcionarían esas propuestas en la reflexión sobre la Innovación Social.
Me lo pregunto porque siento que el camino de la Innovación Social se ha de cruzar necesariamente -en el futuro próximo- con el del Decrecimiento.
O sea, que los cambios sociales que necesitamos inventar y poner en marcha para responder a los retos que tenemos por delante (o, más bien, que nos tienen rodeados) pasan en gran medida por simplificar las estructuras, las formas de relación y organización social, por hacerlas más fáciles, más abiertas, más accesibles para todas y todos.
Así que, vuelvo a echar un vistazo a las "8 R" y trato de leerlas en clave social-relacional:
  • Revaluar, aquí también nos sirve: la cooperación y el altruismo, la solidaridad, han de ser los valores fundamentales que cimenten la arquitectura de las nuevas relaciones sociales.
  • Recontextualizar, cambiar nuestras formas de percibir la realidad social, haciendo visibles a las personas y grupos sociales invisibles, atendiendo a indicadores que no cuentan en las estadísticas, en el PIB (el desarrollo personal, la convivencia, la felicidad,...). Primando el "ser", y no el "tener".
  • Reestructurar, nos van a hacer falta nuevas estructuras para nuevos valores y nuevos actores. Las viejas están demasiado "contaminadas" (de viejos valores). Habrá que Reinventar las instituciones sociales y políticas.
  • Relocalizar, el retorno (absolutamente innovador en un tiempo de individualización y aislamiento) a la comunidad local, a la proximidad, al barrio, a lo cercano... sin perder la conexión con lo global.
  • Redistribuir el poder, las oportunidades, las ocasiones, los espacios para la participación y la acción comunitaria. Aproximarlos a la vida cotidiana de la gente.
  • Reducir las estructuras, los procedimientos, los trámites... simplificar, desburocratizar, agilizar, facilitar, aproximar...
  • Reutilizar, no duplicar los medios, los espacios y estructuras,... austeridad y optimización de los recursos existentes.
  • Reciclar, aprovechar las ideas, los descubrimientos, los aprendizajes... y eso supone "mestizaje", interdisciplinariedad, trabajo en equipo, e implica una comunidad en comunicación, compartiendo, intercambiando, socializando conocimientos y experiencias.
El paisaje que nos queda (por construir) es el de una democracia solidaria, una democracia de proximidad, comunitaria, local con mirada global, que se sostiene sobre la participación activa de todos los actores, austera, que aprovecha y reutiliza los recursos, los espacios, las redes ya existentes (la salud, la educación, la cultura y el ocio,...).
No es este un escenario triste y pesimista, por el contrario, parece mucho más luminoso que el que padecemos hoy.
El decrecimiento, también en lo social-relacional, me parece una opción apasionante.

viernes, 19 de febrero de 2010

MENSAJES EN UNA BOTELLA (que hablan de Innovación Social)


El juego era escribir palabras sobre el papel de colores, reflejando sensaciones y emociones, mientras pensábamos junt+s sobre Innovación Social.
Mensajes en una botella.
Al cabo de los días, retomo los papeles de colores y rescato algunas palabras -no están todas- que se me quedan pegadas en la mirada.


Nos hemos parado a pensar.
Necesidad, Innovación, Satisfacción.
Innovar es mejorar.
Eficacia y Eficiencia. Resultados y Proceso.
Proceso participativo.
Compartir conocimiento.
Cohesión social, conexión de personas.
Lo importante son las personas.
Entre tod+s podemos CAMBIAR.
¿Otro Mundo es Posible?
Las pequeñas gotas de agua pueden hacer inundaciones.
Recuperar, reinventar valores para la cohesión social.
Volver a empezar, volver sobre lo aprendido, para coger IMPULSO.
Flexibilidad y apertura.
Más barrio, menos ciudad!!
Itaca, Utopía, Arcadia,...
Espacios para que la creatividad fluya.
Espacios para soñar, para imaginar, junto a otr+s, lo que es posible.
¿Qué estructuras para favorecer la creatividad?
Soñar sueños con capacidad para ser monturas que nos ayuden a viajar.
No es la sociedad que "soñamos", es la que estamos construyendo.
Soñar también es construir futuro.
Soñar y jugar.
¡Saber escuchar!
Las nuevas miradas a veces están en la persona que tengo al lado, y no he sabido escuchar.
Desarrollo comunitario, innovando los procesos, ESCUCHANDO.
Entendemos el desarrollo de nuestras organizaciones como crecer, ello nos crea nuevas necesidades, nuevos problemas.
La importancia de una cultura de la comunicación en cada organización.
La innovación cuestiona nuestras incoherencias y las de nuestras organizaciones.
Cambio de perspectiva, el horizonte cambia.
Poder revolucionario.
Los cambios incomodan las conciencias.
Miedo.
Resistencias internas.
Cada resistencia tiene una potencialidad.
Las resistencias se pueden volver potencialidades, las potencialidades se pueden volver resistencias.
Aprovechar los recursos.
Innovar, un ejercicio de coherencia y equilibrio.
Quiero regresar a ese mundo donde poder pensar como niñ+.
¡Con amor!¡¡Con mucho amor!!

Muchas de esas palabras me son conocidas, pero resuenan distintas junto a otras nuevas.
Me hablan de búsquedas y encuentros.
¿Qué te dicen a tí?

domingo, 14 de febrero de 2010

Perdón Don Cosme....

Aquél empleado, mientras era sodomizado (qué fino!) por su jefe, volvía la cabeza diciendo: "Perdone, Don Cosme, que le de la espalda".
Me acordaba de ese chiste brutal, pensando en la desvergüenza de los banqueros, grandes empresarios, financieros, especuladores... que piden y piden esfuerzos y ajustes... a los sectores más débiles, para superar la crisis que ellos crearon (y aquí, el género masculino viene al caso porque, casualmente, son "ellos").
Es el colmo.
Se forraron con la burbuja inmobiliaria, sus beneficios (por ejemplo los de los bancos) siguen siendo multimillonarios, sus pensiones de jubilación permitirían vivir a 100.000 personas ancianas durante el resto de sus días, nunca pensaron en compartir sus enormes ganancias, aunque pusieron rápidamente la mano para socializar sus pérdidas, que hemos pagado a escote toda la ciudadanía,... y continúan pidiendo "sacrificios" a la población de a pie, que se abarate el despido, como si la "avidez" de la gente currante fuera la causa de esta crisis.
¡Hay que joderse!
Pero, si me escandaliza la impudicia de los poderosos, todavía más me escandaliza la complacencia de quienes somos "sodomizados" por su desvergüenza.
En vez de salir a la calle para clamar contra tanto sinsentido, contra un modelo y un sistema injusto en el que siempre pagan las mismas personas, mientras otros salen siempre impunes, le echamos la culpa al gobierno.
Es cierto que el gobierno es culpable, pero más por su silencio y su complicidad con los poderosos, por su falta de imaginación y ambición política para proponer otras soluciones, que por su acción inutil. A estas alturas sabemos que el gobierno pinta muy poquito.
En fin, tal vez nos merecemos que nos den...
Por cierto, a eso le llamaban "el griego" ¿no?
Pobres griegos.

sábado, 6 de febrero de 2010

"Sosial Innoveision"

¿Así que lo que llevamos haciendo -o intentando hacer- desde hace más de 40 (?) años era "Innovación Social", y no lo sabíamos?
Porque lo que pretendíamos era transformar la realidad social. O, al menos, eso es lo que decíamos.
¿Tal vez es solo una cuestión de modas y palabras?
(Por si acaso, para seguir las "tendencias", digámoslo en inglés: "Sosial Innoveision", a ver si cuela).
Pero, tal vez, no es solo la necesidad de consumir (quemar) nuevas palabras, y no es casual que recuperemos -ahora precisamente- este interés hacia la Innovación Social.
Por un lado están los problemas y necesidades, locales-globales, a los que nos enfrentamos como sociedad: o encontramos nuevas respuestas y soluciones, diferentes, distintas a las que se vienen demostrando obcecadamente insuficientes o inútiles, o el futuro es oscuro para todas y todos.
O ponemos a funcionar la imaginación y la inteligencia colectiva para soñar y construir Otro Mundo Posible, o este Mundo Imposible acaba con todo bicho viviente.
La innovación, el cambio social, no es una opción, es una condición de futuro.
Quizás, también, ocurre que en las organizaciones solidarias y las comunidades hemos perdido el "impulso de cambio" que algún día tuvimos, hemos renunciado a transformar la realidad, lo damos por imposible, y nos conformamos con "gestionar lo que hay".
Eso, además, no nos hace mejores, ni más eficaces socialmente, ni más felices.
Y -ahora- volvemos a mirar con cierto respeto a la innovación y al cambio social porque (¡hay que joderse!) vienen de la mano de las modas y de la iniciativa de las empresas punteras que hacen de la innovación un motor clave de su estrategia mercantil.
Pienso que la Innovacion Social es también una nueva y renovada actitud, una cierta forma de sentir, pensar, decir y hacer la acción social, desde la creatividad y la imaginación, atreviéndose a recorrer nuevos caminos, preguntándose siempre.
Seguro que la Innovación Social requiere hoy nuevas ideologías, nuevas metodologías, nuevas tecnologías,... pero -básicamente- es aquello que pretendíamos hacer desde hace más de 40 (?) años: impulsar procesos de cambio social basados en la participación y el protagonismo de la gente.

La foto es de Aitzol Batiz Ayarza