miércoles, 25 de febrero de 2009

!!!!lavanraC - y 2-

Pues si, el Carnaval de Cádiz también tiene su cara oscura.
Si en la anterior entrega decía que el Carnaval ocupa una parte fundamental de nuestras vidas, digo ahora que muchas veces resulta agobiante: lo más importante del mundo es el Carnaval, todo es Carnaval, a todas horas Carnaval...vamos, lo que se dice para "jartibles"!
Si en el capítulo anterior decía que en esta fiesta se critica todo lo que se menea, que no existen tabús y todo vale, digo ahora que con el Carnaval parece desinflarse la capacidad crítica de quienes vivimos en Cádiz, que -el resto del año- parecemos conformarnos y tragar con todo.
Decía allí que son miles las personas que participan y también se cuentan por miles las que vienen a escuchar las coplas. La población de la ciudad se multiplica por tres o por cuatro. Y digo aquí que no se puede circular, que los coches ocupan las aceras, que las gentes hacen sus necesidades en la calle, que el olor a orines es insoportable.
Basura, por todos lados: serpentinas y confetis, si, pero también restos de comida y miles de botellas, muchas de ellas rotas, y latas, y vasos de plastico...
En la entrada de más abajo, decía que el Carnaval de Cádiz es una "exhibición de imaginación, gracia, ingenio, creatividad, arte, simpatía, auténtica participación popular"... pero también lo es de incivismo, mala educación, suciedad, chabacanería...
En fin, si no lo conoces -insisto- no debes perdértelo, aunque es mejor que te prepares de antemano para cuando te topes con la cara oscura del Carnaval, no te vayas a sulfurar como el autor o autora de esta pintada en la Playa de Santa María del Mar, que dice: "CARNAVAL DE INTERES TURISTICO DE TODOS LOS GUARROS"

viernes, 20 de febrero de 2009

Carnaval!!!! -1-

Ya estamos en Carnaval!
En Cádiz llevamos más de un mes, a cuenta del Concurso del Teatro Falla, con la radio y la televisión local y la andaluza a tope, batiendo audiencias.
Y cientos de personas, miles, de las agrupaciones -coros, chirigotas, comparsas y cuartetos- llevan varios meses, desde el verano, preparándose para ello.
Y es que en Cádiz el Carnaval ocupa una parte fundamental de nuestras vidas.
Pero ahora empieza lo mejor: el Carnaval en la calle.
Las agrupaciones callejeras, las "ilegales" que no se presentan a ningún concurso oficial, y también algunas de las que lo hacen, ocupan las calles de la ciudad vieja con sus "tipos" -que asi se le llaman aquí a los disfraces- y sobre todo con sus músicas alegres y sus letrillas llenas de humor y crítica a todo lo que se menee. No hay ningún tema tabú. Todo vale.
Es una fiesta protagonizada por el pueblo, por la gente llana, por muchas mujeres y hombres cantando coplas, y muchos miles más escuchando y riendo a carcajadas.
Una exhibición de imaginación, gracia, ingenio, creatividad, arte, simpatía, auténtica participación popular...Todo eso aliñao con mucho vino y otras hierbas.
Fantástico!
Si no lo conoces, yo te recomendaría que no te lo perdieras. No has visto otra cosa igual.
Para que te rias un poquito y te hagas una idea, aquí está una muestra, aunque sea del concurso oficial. Es la chirigota del Selu, "Los Enteraos" y representan un tipo muy gaditano y muy universal.

miércoles, 18 de febrero de 2009

Pensamiento crítico

Desde que era chico, siempre me ha parecido muy importante pensar por mi cuenta, y lo he tratado de trasladar a toda la vida y, en particular, a la educación de mis hijos: que no se dejaran llevar por las opiniones ajenas -incluidas las de su padre- sin analizarlas, sin pasarlas por su propio juicio y criterio. Algo que no siempre fué cómodo en la convivencia familiar.
Uno de los objetivos más constantes de mi largo activismo social, presente en la mayoría de los viejos proyectos sociales aunque -curiosamente- ha ido desapareciendo de casi todos ellos, ha sido el de promover el pensamiento crítico, que cada persona y todas las personas pudiéramos desarrollar y ejercer la capacidad, el hábito de pensar por nosotras mismas.
Me parece fundamental, un antídoto contra la manipulación y el autoritarismo, la base de una auténtica democracia.
Pero, para que engañarnos, el pensamieto crítico no está de moda.
Siempre me ha llamado la atención cuando se disculpan u ocultan los errores de alguien "porque es de los nuestros". En mi opinión, eso hace mucho más necesaria la crítica: es a las personas más cercanas y afines a quienes hemos de exigir, en primer lugar, que cumplan con honestidad sus compromisos y deberes.
Igualmente me sigue sorprendiendo la burda estrategia de cerrar filas ante la crítica, generalizando y confundiendo la parte con el todo.
Así, por ejemplo, cuando la cúpula del Partido Popular denuncia la persecución contra su partido al aparecer indicios de corrupción en algunos de sus miembros.
Si criticamos los bombardeos sobre Gaza habrá quien nos diga que vamos contra todos los judios, al igual que si somos críticos con los extremistas islámicos habrá quien pretenda que con ello estamos ofendiendo a todas las personas que profesan la fe islámica, del mismo modo que si denunciamos las posturas reaccionarias de la jerarquía católica, algunas personas nos acusarán de insultar a todos los católicos y católicas.
Estos son tiempos de fundamentalismos y adhesiones. De partirle la cabeza a quien no piensa como "los nuestros".
La crítica no interesa.
Hecho de menos más actitudes y voces críticas en el interior de las instituciones, los partidos políticos, las iglesias y las religiones, de cualesquiera grupos sociales, de la sociedad en general.
Hecho de menos que la gente se atreva a pensar por su cuenta y no como nos dicen que hay que pensar.

jueves, 12 de febrero de 2009

Contradicciones y paradojas

A menudo, el mundo se mueve mediante paradojas y contradicciones.
A quienes pretendían con sus actos un determinado resultado, la vida les hace burla y consiguen lo contrario de lo que buscaban.
Los cambios y avances sociales se producen por los caminos más insospechados.
El caso de Eluana Englaro ha conmovido y removido conciencias en todo el mundo.
Son miles las entradas a los blogs sobre este tema.
Entre los blogueros y blogueras amigos el asunto ha tenido también mucha repercusión, tal y como lo reflejan los siguientes ejemplos.
Ana, nos llama la atención en su blog sobre las contradicciones de la ley, y dice: "he visto morir humanos por no tener recursos para asistirlos, los he acompañado en su pobre muerte sabiendo que iban a morir estúpidamente porque no tenían dinero para pagar una atención mas costosa , ninguna "ley" los protege."
Jose, en el suyo, nos recuerda lo que declaraba Beppino Englaro, el padre de Eluana, antes de su muerte: "Otros decidieron por nosotros que Eluana tenía que vivir sin límites... la vida sin vida no es vida".
La actitud del Vaticano y de Berlusconi, tratando de imponer sus particulares códigos morales, saltándose las leyes y el respeto a la voluntad de las personas, renunciando a la compasión y recurriendo al insulto, exhibiendo su cinismo y su doble moral (¿para cuando una condena solemne de la guerra y la pena de muerte por parte de la Iglesia Católica?), ha escandalizado e indignado tanto a tantas personas, que se ha convertido en un bumerán, y ha hecho mucho más por la causa de la eutanasia, de la muerte digna, que mil campañas.

viernes, 6 de febrero de 2009

El fin del Voluntariado

Se ha montado un intenso e interesante debate a cuenta del "Abandono del Voluntariado" en la lista de correo E-voluntas, que sigo hace algunos años.
El debate gira en torno a las razones por las que las personas voluntarias abandonan las ONGs y como parece imponerse una cierta tendencia hacia la "personalización de la participación".
Las opiniones hablan de cambios en los valores personales y sociales, de "crisis del compromiso", y también de falta de renovación en las organizaciones solidarias para adecuarse a esos cambios y encontrar nuevas formas de funcionamiento y acción capaces de motivar e implicar a las personas.
Algo que está en cuestión -a mi modo de ver- es el propio concepto de voluntariado tal y como se ha venido manejando en estos años, que responde más a una interesada construcción político-administrativa que a una realidad sentida, vivida y conceptualizada desde y por las organizaciones solidarias.
Pienso que las formas de participación y organización social se están diversificando, multiplicando, mezclando...y las viejas diferenciaciones entre "voluntarios" y "empleados" se caen a pedazos, ya no sirven para explicar la realidad actual.
Por otra parte, el activismo social, la participación solidaria, el compromiso altruista, la militancia ciudadana... han existido desde tiempos inmemoriales, mucho antes de que las descubrieran las administraciones, los gobiernos, y se apresuraran a reglamentarlas, subvencionarlas, a controlarlas.
Esa "normativización", la institucionalización de la participación ciudadana -con la marca de "voluntariado", "Organizaciones No Gubernamentales", etc.- ha servido para vaciarla en buena parte de su finalidad transformadora, subversiva, alternativa, para integrarla y convertirla en un elemento más -"políticamente correcto"- del sistema.
Y en ese vaciamiento de su fin original, de su sentido profundo, está también -en mi opinión- una causa de su crisis.
Es imposible ponerle puertas al campo o reglamentar la transformación social.
Es evidente que estan cambiando un montón de cosas en la sociedad, en las personas, en las organizaciones y movimientos sociales, sin que podamos adivinar qué formas y modelos van a resultar de todos estos cambios, pues parece que esto no ha hecho más que empezar.
Me parece que para las organizaciones solidarias es fundamental estar dispuestas y abiertas a cambiar permanentemente.
El cambio no puede ser percibido como una amenaza sino como una oportunidad para inventar nuevas y diversas formas de participación que tengan en cuenta los cambios sociales y permitan a las organizaciones contribuir eficazmente a la transformación social.

lunes, 2 de febrero de 2009

"Cateting"

No cabe duda de que las TICs nos vienen imponiendo algunos "tics", tales como la utilización de muchas palabras procedentes del inglés.
Así, sin querer, sin sentir, nos vamos tragando un montón de términos que no entendemos, que no sabemos qué significan, pero que acaban incorporados a nuestro lenguaje cotidiano.
Ya digo, el fenómeno es particularmente intenso en la Red, aunque viene de muy lejos.
Desde hace mucho tiempo, para mucha gente, parece de buen tono, como muy fino, el uso de anglicismos allí donde sea posible.
Si vas a crear una empresa consultora, mejor que sea un "consulting", pero también está el "sponsoring", y el "mainstreaming", y últimamente el "coaching", etc., etc.,etc.
Conozco reputados/as profesionales, que tratan de colocar en su discurso, siempre que pueden, alguna palabra en inglés. Deben pensar que es una forma de hacer ver que son personas modernas, que están al día, que manejan lo último.
Sin hablar de la defensa de nuestro viejo y noble idioma -que ya sería poderosa razón- creo que en la comunicación hemos de buscar siempre la mayor comprensión, y eso significa utilizar las palabras más claras y fáciles de entender por todas las personas. A no ser que nuestro objetivo sea otro: impresionar al vulgo, dejar con la boca abierta al común de los mortales...
Se dirá -se dice- que el problema es que existen muchos términos en inglés de difícil traducción, aunque tal razón implica, en mi opinión, un reconocimiento de falta de imaginación para construir nuestros propios términos, para innovar y reinventar nuestra lengua.
Se dira -se dice- que tal cuestión no es sino la expresión de un "mestizaje lingüistico", fruto de la globalización cultural, en el que todos los idiomas se apropian de palabras ajenas. Es posible, aunque al paso que vamos, más que "mestizaje" será "colonización" y acabaremos hablando inglés o, como mucho, "spanglish".
Se dirá lo que se quiera, pero a mi, con todos los respetos, me parece bastante cateto, o, si se prefiere, una muestra de "cateting".